Charles Williams Morris

Hoy Isa y Diana me han invitado a publicar en su blog, así que gracias a las dos por abrirme las puertas de vuestro blog y deseo que sea la primera de muchas aportaciones. Como suele decirse en la jerga del Mundo del Teatro “mucha mierda”.

Williams nació en Walthamstow, Inglaterra el 24 de marzo de 1834 y falleció el 3 de octubre de 1896. A lo largo de su vida fue arquitecto, artesano, impresor, poeta, activista político, pintor y diseñador. Williams fue fundador del movimiento Art and Crafts (Arte y Oficios) que pretendía volver a la fabricación de modo artesanal y es aquí donde se centrará mi comentario de hoy.

La idea de Williams es compartida por muchos en la actualidad, entre los cuales yo me incluyo. Ésta idea de volver al modo de fabricación artesanal creo que nos enriquece, tanto en el ámbito profesional, como en el personal. Ayer como hoy, producir de un modo artesanal no es rentable, ya que cualquier producto elaborado de forma artesanal es del todo imposible que compita contra ese mismo producto realizado de forma mecánica. Las grandes empresas que fabrican grandes cantidades de ese producto rebajan su precio de forma tan drástica que por mucho que nos esforzásemos no alcanzaríamos nunca superarlos económicamente y resalto esta última palabra, económicamente, ya que sí se superaría en muchos otros ámbitos y los principales son el bienestar de las personas y su calidad de vida.

Williams apostó por este modo de trabajo y el resultado fue nefasto ya que al final, sus piezas, por el elevado coste que tenían, fueron adquiridas por la alta burguesía de la época. No más lejos de lo que hoy en día ocurre, piezas únicas se convierten en objeto de deseo para los coleccionistas y gente adinerada, elevando su valor a límites inimaginables o inalcanzables para la inmensa mayoría de nosotros; un claro ejemplo de la sociedad capitalista en la cual vivimos. Mientras nos mantengamos bajo el yugo del capitalismo y no impere el socialismo, las personas viviremos sometidas y nuestras vidas no dejarán de ser mera levedad.

El trabajo debe ser gratificante según Williams, cualquier trabajo debe englobarse bajo el término de la palabra arte. De ésta manera, cualquier objeto que se fabrique, construya o elabore, debe tener un valor mucho más enriquecedor que el que pueda tener un objeto que se fabrique, construya o elabore por mero ánimo de lucro. La belleza está por encima de todo y debe acompañarnos en nuestro día a día.

Referente a las diferencias sociales, Williams nos  invita a unirnos y trabajar para que las distancias se hagan apenas inapreciables. Soy de la opinión que para la construcción de un Mundo mejor esto debe ser así, pero Williams también era sabedor de la ardua tarea que esto conllevaba ya que el capitalismo está muy arraigado y difícilmente dejarán escapar a la Gallina de los Huevos de Oro.

Opinión personal:

Ésta declaración data de 1883 y algunas cosas han cambiado desde entonces, pero no las suficientes. Aunque la perfección sea algo inalcanzable, debemos buscarla insaciablemente.  No se qué ocurrirá en un futuro, pero de una cosa puedo estar seguro, debemos humanizarnos, respetarnos y respetar la Tierra en la que vivimos, así como cambiar nuestros hábitos de vida, de lo contrario la vida se extinguirá como hace miles de años se extinguieron los dinosaurios. Pienso que Williams ha sido un punto de partida para muchas organizaciones que están trabajando para el bienestar de las personas en el Mundo, para un Mundo más justo. Y como millones de personas yo también pienso que ¡sí! un Mundo mejor es posible y está en nuestras manos.

Pere Blanco

Anuncios

11 pensamientos en “Charles Williams Morris

  1. “Las grandes empresas que fabrican grandes cantidades de ese producto rebajan su precio de forma tan drástica que por mucho que nos esforzásemos no alcanzaríamos nunca superarlos económicamente y resalto esta última palabra, económicamente, ya que sí se superaría en muchos otros ámbitos y los principales son el bienestar de las personas y su calidad de vida.”

    Rober: Muy bueno!!! lo único que no acabo de ver es, ¿cómo puedes hacer algo artesanal y que a la vez no sea exclusivo? no me gusta la idea que solo unos pocos son los que se beneficien de ese producto tan “artesano”.

      • ¿Como por ejemplo? la impresión 3D no deja de ser un proceso industralizado,no? a más impresoras funcionando, más nivel de producción y por lo tanto menos costes de fabricación, no?

        Por favor ilustrame! jejejeje

      • Sin duda, Rober. Pero yo donde quiero poner el punto de atención es en cuánto más se reducen los costes de fabricación, considerando una tecnología como la de Impresión 3D.
        Es decir, antes de esta posibilidad, hacer una pieza de manera artesanal no podía compararse con otra realizada a partir de un proceso industrializado, en cuanto a costes se refiere. Pero con un avance así, se “democratiza” el proceso. Y ya sé que esta palabra está un poco sobada últimamente… Pero es así. Tener una impresora 3D en casa ha dejado de ser algo de ciencia ficción. Hoy en día, cualquiera puede ser artesano a muy bajo coste, creando sus propios diseños y ofreciéndolos a todo el mundo a través de la web a un precio ínfimo, comparado con antaño.
        Por supuesto que la economía de escala, que puede conseguir una empresa con cientos de impresoras 3D en la compra de materia prima, no la tendré yo, si quisiera fabricar piezas parecidas a las industriales en mi despacho de casa. Pero mis precios no llevarán incluidos costes de almacenaje, marketing, administración, finanzas, etc. y, posiblemente, serán competitivos.
        De ahí que, tanto tú como yo, podamos ofrecer algo artesanal y no exclusivo, por su bajo precio y por poder presentarlo a todo el mundo por la web.
        No se si me he explicado…
        ¡Igual soy demasiado ingenua! Sea como sea… me gusta pensar que hay maneras diferentes de hacer las cosas!

        – d –

    • Genial este link, Luisitocaradepito!
      Desempolvemos nuestro ingenio y juguemos como críos con una caja de cartón a darle mil utilidades a las cosas. Además de divertido y ecológico, nos permite quitarle etiquetas a las cosas, ampliando su función y sentido y creándoles nuevas vidas.
      En este sentido, en ESDi, en el centro de Sabadell, por supuesto…, se realizó en noviembre de 2012 una interesante exposición, Escandall 0’13, sobre objetos realizados a partir de residuos. Encontraréis una pequeña reseña en este link: http://www.esdi.es/continguts/noticia.php?llengua=2&id_fitxa=562opcio=noticia

      – d –

  2. Genial el post, Pere! Muy interesante!

    En realidad, no creo que se trate de dejar de lado todo el avance que se ha hecho hasta ahora a nivel tecnológico…el problema está justo en su inicio…en cómo plantearon que las máquinas aligerarían el trabajo cotidiano de un obrero cuando, en realidad, no se inventaron en absoluto para ahorrar “sufrimiento” al trabajador. Esto es perverso en el sentido que muy bien explica una frase del propio William Morris: ” La frase maquinaria que ahorra trabajo es elíptica y significa maquinaria que ahorra el coste del trabajo, no el propio trabajo, que se invertirá, en caso de ahorrarse, en servir a otras máquinas”.
    Podríamos pensar entonces que el fallo ha sido, como siempre, mirar por los intereses de unos pocos e intentar convencer al resto haciéndonos creer que es lo mejor para nosotros. Somos como marionetas…Y es que en realidad, “la verdadera esencia del comercio competitivo es el despilfarro”, como dice Morris, y eso no deberíamos permitirlo. Las cosas han ido demasiado lejos.
    Yo creo que la solución, más que dejar de lado todo esto, estaría en la línea de hacer que, realmente, estos avances se aprovechen en el sentido de mejorar la calidad de vida del trabajador.

    Aunque, por otra parte, a nivel individual, estoy muy de acuerdo con el comentario de Luisitocaradepito, y el blog me parece genial! Siempre me ha parecido interesantísima la idea de que cada uno pueda ir construyéndose aquello que va necesitando, reutilizando cosas que ya no necesitará…

    “El arte es largo y la vida breve. Hagamos algo, al menos, antes de morir”. EL ARTE BAJO LA PLUTOCRACIA.

    Feliz martes a todos!

    – i –

    • Por lo general me gusta la idea de “Democratizar” la industria que siendo críticos creo que será lo mismo pero simplemente que el negocio se explotará por otra parte, de verdad creeis que las grandes empresas no crearán sistemas para cerrar el círculo?… Cierto es que este tipo de tecnología abrirá nuevas puertar pero cerrará otras y tendrá sus consecuencias, es fácil verlo desde un punto de vista cómodo pero habrá a familias que les perjudicará.

      Por otro lado, 200€ el KG de material para la impresora 3D!!!… Precio inviable para un particular y la cantidad de material necesario para realizar un producto, otro contra es el tamaño de la impresosa que te montas en casa, solo podras hacer objetos con ese tamaño lo que quiere decir que el mercado industrial seguirá abierto aquellas fábricas que tengan CAPITAL e INFRAESTRUCTURA para poder realizar los proyectos.

      A grandes rasgos veo pensamientos demasiado BOLCHEVIQUES. Desde mi punto de vista creo que la solución para la Democratización del mercado no viene de la mano de las impresoras 3D si no de un cambio socio-político (que sería otro debate).

      Un saludo!

      • Dear Rober!
        Está claro que la solución no son las impresoras 3D. Recuerdo que en el taller de fabricación digital de la ETSA en Sevilla se quejaban de que las recargas de material eran muy caras…De todas formas están todos los niveles, la makerbot (la pequeñita) creo que tiene recambios de 40 y pico euros el kg…pero me parece feo hablar de precios aquí jeje…
        Yo creo que Diana (y que me corrija si me equivoco) se refería a algo en relación con mi comentario anterior mezclado con algo del comentario de Luisitocaradepito, es decir, no creo que lo que quisiera decir en su comentario es que las impresoras 3D salvarán el mundo, simplemente que no hay por qué empezar de cero, sino repensar cómo usamos los avances que tenemos. Un cambio de mentalidad es necesario, eso está claro. Al final puede que éstas impresoras sólo sean un capricho, o no…puedes fabricarte piezas que realmente necesites y auto- abastecerte…lo que no se tampoco hasta qué punto sería algo bueno, puesto que haría que no necesitásemos a nadie más que a nosotros mismos y eso da miedo…
        Tienes razón, Rober, cuando dices que es muy ingenuo pensar que no seguirán habiendo grandes empresas que controlen el mercado pero…¿qué nos queda entonces? ¿nos rendimos? Habrá que plantear soluciones, aunque rayen la utopía…los brainstorming están llenos de “tonterías” que luego no lo son tanto cuando las pensamos rodeadas de otras “tonterías”.
        Peace!! 😉

        – i –

  3. Equilicuá Isa!
    Me he basado en las impresoras 3D porque era lo primero que me había venido a la cabeza, está claro que no son la panacea… Pero ¿y qué más da? ¡Lo importante es empezar! Empezar ese cambio que todos queremos y necesitamos. Aunque sea como instrumento de crítica.
    Crear nuevas vías de comercialización más justas es un muy buen inicio, ya sea con tecnología punta como a través de blogs de nuevos usos para residuos. Y no digo que no sea necesario tener los pies en el suelo, pero, si empezamos a pensar que el actual sistema acabará estropeándolo todo, nunca conseguiremos cambiar nada.
    Sea como sea, gracias por compartir tus preocupaciones, que no dejan de ser las de tantísima gente. Al fin y al cabo para que un proyecto salga adelante tiene que haber personas que se lancen al infinito y otras que sirvan de anclaje para no perder el norte! 😉

    – d –

  4. Como hoy me a dicho alguien… Hoy me he levantado “gerrrero” jajajaja

    Por supuesto que la idea de la impresora 3D era algo simbólico donde poder reflejar las bases del punto a discutir…

    Con lo de ideas “Bolcheviques” me refería a que veo todo este pensamiento de Morris como algo negativo. Todo se basa en un manifiesto de DECRECIMIENTO y ya solo la palabra en si desde mi punto de vista es debastadora. Cual es la alternativa que se propone en este post? volver hacer manualidades? volver a la edad media donde todo era más artesano y si! porque no, tambien menos consumista? ni un extremo ni otro….
    No veo las ventajas de empezar un gran cambio por el sendero del DECRECIMIENTO, la INVOLUCIÓN, a corto plazo puede que sea algo positivo pero a largo plazo existira un estancamiento, hasta que llegue un punto donde la misma sociedad por si sola decrezca. Como las ideas del grupo político Bolchevique 😉

    Nos vemos en clase!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s