La “Teoría del Decrecimiento”

A pesar de que en política sólo escuchamos hablar de un tipo de crisis, la crisis financiera, el tema es mucho más delicado y abarca muchos más ámbitos de los que les interesa reconocer.

Podemos hablar de una crisis 2demográfica, especialmente en determinadas regiones del planeta, que hace que nos hagamos una serie de preguntas esenciales: ¿Hasta dónde puede crecer la población humana?, ¿Hasta dónde DEBE crecer?, ¿A costa de qué?… Otras crisis que marcarán un camino a recorrer necesariamente son la crisis ecológica y la crisis de agotamiento de recursos. Estas dos últimas hacen alusión a las evidentes agresiones que estamos llevando a cabo sobre el medio ambiente y su consiguiente deterioro.  Se trata de la sobreexplotación.                                                      Además de éstas, existe una clara crisis social.                                                             Es evidente la proximidad del colapso de la economía a través del agotamiento de recursos energéticos, del deterioro del medio ambiente y de una cada vez mayor presión demográfica.

1

Hasta ahora, el sistema ha venido utilizando tres técnicas principales para hacernos caer en sus redes: la publicidad, que nos hace sentir una irrefrenable necesidad de comprar aquello que realmente no necesitamos y que, probablemente, no necesitaremos nunca; el crédito, que aunque era algo más representativo en el pasado, se ha estado usando de forma que se nos permitía comprar lo que quisiéramos aún en ausencia de recursos para hacerlo. Da igual que no tengas dinero, no dejes de consumir…; la obsolescencia, o caducidad de los bienes, se refiere a una forma de producir que hará que aquello que has comprado, deje de funcionar en poco tiempo y así necesites comprar otro.

3La Teoría del Decrecimiento pasa por analizar tres dimensiones fundamentales. Por un lado, una dimensión física en la que hemos de tener en cuenta que el planeta es un lugar de recursos limitados y que no podemos crecer sin más porque los recursos pueden acabarse y, con ellos, los derechos de las generaciones futuras y del resto de especies que conviven con nosotros. Por otro lado, podemos vivir mejor con menos. Se trata de conseguir una relación equilibrada con el medio natural. No vamos a ser necesariamente más felices con el crecimiento económico. Además de todo esto, será necesaria una reducción de los niveles de producción y consumo, recuperando aquella vida social que hemos ido perdiendo, apostando por un ocio creativo, repartiendo el trabajo, reduciendo el tamaño de las infraestructuras que utilizamos mal, restaurando la vida local que hemos ido dejando morir y asumiendo estrategias de sencillez y sobriedad…hay que conseguir un cambio de mentalidad para llegar a todo esto. No parece fácil, pero nadie dijo que lo fuera. Se trata de llevar a cabo una reducción de la actividad económica y una recuperación de los hábitos de vida, relaciones sociales y valores basados en principios muy distintos a los actuales.

La obsesión actual con el crecimiento económico propicia un modo de vida esclavo que nos hace pensar que seremos más felices trabajando más, ganando más dinero y consumiendo más bienes.

Para más información, podéis leer la entrevista a Carlos Taibo, “Tenemos que buscar una salida del capitalismo, no de la crisis”.

¡Feliz domingo a todos!

                                                                                                                                 ·bananas·  

Anuncios

3 pensamientos en “La “Teoría del Decrecimiento”

  1. Hoy ha empezado el Mobile world congress en Barcelona. Un dato bastante significativo es que la mayor tasa de penetración de smartphones de toda la Unión Europea, la tiene España, un país con 6 millones de parados. Gente ganando 800 euros y gastándose 500 en un terminal de última generación. El día que no nos dejemos llevar por la corriente seguro que seremos más félices. Todo esto escrito desde un ipad, por supuesto, no voy a ser yo menos…

    • Gracias Elegancia!
      La verdad es que va a costar mucho cambiar esta tendencia sinsentido, en la que, como bien dices, TODOS estamos inmersos…
      Y yo me pregunto… desde el diseño, ¿cómo podemos reaccionar para mejorar la situación?
      ¿Alguna idea…?

      – d –

      • Muchas gracias por su comentario Sr. Elegancia, usted como siempre, con mucha calidad 😉
        Nos vemos arrastrados por una corriente de la que es difícil salir…dejar de lado las comodidades para comenzar desde cero parece casi imposible.
        Sin embargo, quizás los diseñadores tendremos en nuestras manos aportar nuestro granito de arena llevando a cabo diseños pensados, no para el consumo masivo como se viene haciendo hasta ahora , sino desde un punto de vista más responsable y consciente de que vivimos en un mundo que no está para satisfacer nuestros caprichos infinitos…Hay que cambiar el concepto de bienestar y desligarlo de la idea de que cuanto más dinero tengamos, mejor será nuestra vida…

        – i –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s