Django Unchained

El Capitalismo ha sido el motor de crecimiento y desarrollo de nuestra sociedad, nadie lo duda. Pero ¿a costa de qué?

A nivel global, el agotamiento de los recursos, la polución y las diferencias de desarrollo entre países son algunos de los principales problemas que ha provocado. A nivel personal, estaremos de acuerdo en que, poner el dinero en el centro de nuestras vidas, no ha resultado lo más beneficioso. El Capitalismo nos marca nuestros horarios, nuestra forma de vida y, lo peor de todo, nos hace creer que no podemos vivir sin él. Y sin que seamos conscientes de ello… ¡Chapó!

Os explicaré brevemente algunos ejemplos de comunidades autogestionadas que, aunque el dinero sigue estando más o menos presente, son un primer paso para romper las cadenas y preparar la necesaria transición hacia otro tipo de economía.

La base de estos movimientos es conseguir que las personas que comparten espacios y trabajos se conozcan y tomen decisiones en común y que se armonicen los trabajos externos e internos. Las recetas son conocidas: bancos de tiempo, trueques, una rebaja voluntaria del consumo, huertos urbanos, talleres de aprendizaje de labores tradicionales, monedas locales, y un largo etcétera de propuestas. ¡A ver qué os parecen!

Rob Hopkins: Teórico del modelo de Transition Towns, seguido por más de cien comunidades en países como Reino Unido, Australia, Italia, Canadá o Estados Unidos. Está basado en la autogestión y el compromiso con el entorno. Aunque, para mi gusto, en sus webs, hay demasiadas ofertas para que compremos sus libros y referencias a los premios recibidos… Mejor consultar directamente alguna de las comunidades, como Crystal Palace Transition. Por cierto, en Transition Network puedes filtrar por país y CP y te informa de las actividades cercanas a tu casa.

Can Masdeu: Ejemplo de comunidad catalana basada en el cooperativismo, creación y gestión de recursos y descentralización y horizontalidad en la toma de decisiones. Otro bonito ejemplo sería el proyecto de Escanda en Asturias.

Freeganos: Un grupo de argentinos que se han propuesto vivir sin dinero, aprovechando aquello que la mayoría de la sociedad considera basura. Eso sí, tienen su Facebook, sus móviles… ¿Los habrán encontrado en un vertedero también…?

Arcosanti: Se trata de una ciudad experimental de la fundación Cosanti fundada por el arquitecto Paolo Soleri y su esposa Colly. Se trata de un laboratorio urbano que se empezó a construir en 1970 el desierto de Arizona. Os paso un breve video en el que propios miembros de la comunidad explican su experiencia.

UFAFabrik: Centro cultural internacional en Berlín. Mi prefe. Es un gran local que anteriormente fue una fábrica cinematográfica en donde se rodaron películas como “El gabinete del doctor Galigari” (Robert Wiene,1919) o “Metrópolis” (Fritz Lang, 1927). Quedó abandonada y para evitar que la demolieran en 1979 la ocuparon grupos culturales y ecológicos. En la actualidad es un ejemplo de autogestión en donde se da trabajo a 200 personas. Hay una escuela libre, una panadería ecológica, talleres de carpinteros, electricistas, jardineros, una granja y hasta un hotel. Muy interesante…!!!!

A mi me resulta muy complicado el plantearme dejar todas mis comodidades para vivir de esta manera pero… Quizás convivir con ellos unos días me abriría los ojos…

¿Cómo lo veis?

PD. Ya que hablo de cadenas… os recomiendo la última de Tarantino. No es la mejor, pero pasas un buen rato!!

·bananas·

Anuncios

6 pensamientos en “Django Unchained

  1. En todos los casos, experimentos apasionantes y que demuestran cosas. Lo más difícil es imaginar una transición a gran escala, desde nuestra realidad a la de estos lugares. Y no me refiero a que puedan existir y funcionar como la alternativa marginal que son ahora, sino a que se conviertan en una opción mayoritaria y escogida libremente.
    De momento, yo ya firmaría un sistema (por mí, se le puede seguir llamando capitalista, pero…) más social, humano, honesto y, sobretodo, con SENTIDO COMÚN. Hay iniciativas que, sin descubrir la sopa de ajo, nos dicen que es posible. Hace unos meses, el programa de Jordi Évole nos puso unos cuantos ejemplos no demasiado poéticos: http://www.youtube.com/watch?v=8m5Y908NgWM. Los yogures de la Fageda, Triodos Bank o el Ayuntamiento de Torrelodones ya están ahí y funcionan.
    A nosotros, nos queda tener los ojos abiertos, ser consumidores responsables y apoyar estas iniciativas.
    O dejar el trabajo (quien lo tenga) para comer nuestras propias lechugas.
    O esperar a un escenario de post-apocalipsis nuclear en el que, entonces sí, liberados y sin excusas, podamos empezar de cero.
    Pero cero es cero: Ni blogs sobre diseño, ni Quentin Tarantino.

    • Hola Lazslo!
      Sí, supongo que empezar a pequeña escala con iniciativas como las que comentas es un muy buen primer paso.
      Aunque no dejan de ser “adaptaciones” o “parches” a lo que tenemos… quizás es la manera que buscamos para ejercer el diseño hoy en día de una forma ética y que promueva el bien común (ver entrevista a Christian Felber en Singulars: http://www.youtube.com/watch?v=87Jdpa7Seqs).

      Y por último, por favor, a Tarantino, ni me lo mientes! 😉

      – d –

      • Buenos días a todos!
        Gracias por tu aportación Mr. Lazslo (lo de Mr. es por MisteRioso, no por MisteR).
        Desdoblamos personalidad para decir que estoy totalmente de acuerdo con -d-, tenemos que pensar más a lo grande, casi a nivel de utopía, porque solo así llegaremos a algo…éste es un camino que parece largo y que, realmente lo es, pero hay que tratar un problema de base y eso requiere tiempo.
        Los que ya estamos creciditos tenemos que mentalizarnos para que las nuevas generaciones puedan dejar de pensar que lo más importante es el dinero y empiecen a tener una conciencia de grupo y de bien común.

        – i –

  2. ¡Hola!

    Comentario general: me encanta el diseño del blog.
    Comentartio sobre el post: el primer paso para cambiar las cosas es creérselo, así que bravo por los que os movéis, que yo soy mucho de criticar desde el sofá. En cualquier caso, cuidadín con el proselitismo.

    Enhorabuena por la página. ¡Muy chula!

    ¡Un besi!

    • Bienvenido Mr. Brother Lemmon,
      gracias por su halagador comentario.
      A partir de ahora criticar desde el sofá con los dedos sobre el teclado le será a usted muy fácil 😉 Cualquier observación será bienvenida.
      En cuanto a lo del proselitismo…intentaremos evitarlo jeje

      – i –

  3. El sistema no funciona, eso resulta cada vez más evidente (para algunos supongo que no tanto…), pero encontrar la formula para el cambio ya es más complicado.
    Reconstruir todo un sistema económico y social es una tarea difícil de plantear (excepto en las animadas charlas de bar acompañadas de cervezas). Por lo tanto estas propuestas, aunque pequeñas y aparentemente aisladas, son un buen ejemplo; una manera de empezar este largo proceso que debemos afrontar.
    Es sencillo criticar y es posible que muchas de esas iniciativas resulten fallidas, pero a mi me reconforta ver que hay gente que lo intenta.

    Príncipe de la palabra (suena pedante, pero así sabéis quien soy)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s